El agua caliente y la calefacción son elementos indispensables para la calidad de vida. Por ello, una avería en la caldera puede resultar un auténtico tormento. Quienes realizan la reparación de calderas en Manresa son conscientes de ello. En esta entrada queremos enumerar las averías más habituales que se pueden dar. A veces, basta con llamar a los profesionales de reparaciones y servicio técnico para tener el problema resuelto en un breve período de tiempo.

Si nos quedamos sin agua caliente, puede tratarse de un problema de presión, que haya bajado. En ese caso, se debe abrir la llave de paso en el manómetro y fijarla entre 1,5 kg y 5 kg. Si aun así no se arregla, quizá haya un problema en la válvula o el vaso de expansión y se deban sustituir las piezas.

Otros problemas pueden requerir la llamada inmediata a un profesional de la reparación de calderas en Manresa que desmonte la caldera para cambiar la bomba de recirculación. Notaremos la señal de alarma si la calefacción se apaga de repente, sin haberla programado. También debemos llamar a un servicio de reparaciones si observamos una fuga o goteo que pueda suponer un fallo en la instalación.

Asimismo, un problema recurrente en las calderas puede ser que escuchemos ruidos extraños. En este caso, puede tratarse también de un problema de presión, o bien, quizá sea que tenga aire en su interior y haya que purgar la instalación. Otros elementos cuyo correcto funcionamiento pueden determinar una avería en la caldera son la sonda de temperatura, el interruptor de presión o la válvula de seguridad.

Existen infinidad de piezas que pueden requerir sustitución a lo largo de la vida de una caldera. El correcto mantenimiento, con revisiones periódicas, y el contacto con profesionales como Servei Tècnic Berral es vital para ahorrar males mayores. Consúltanos sin compromiso.